marzo 22, 2017

"Caer en la escuela pública"


Por Federico Ricci Para el Presidente, formarse en una institución del estado es un tropiezo, es aterrizar en el piso, es lo más bajo que existe. La masiva marcha federal que se realizó esta tarde y que convocó a más de 400 mil personas, demostró que los docentes y la sociedad, no creen lo mismo.
En base a esto, no sorprende que el gobierno no cumpla la ley de paritaria nacional docente, que deje librado a cada realidad provincial el aumento, y que descalifique a los delegados gremiales votados democráticamente para llevar a cabo esta lucha.
Quisieron hacer un operativo para ver el estado de la educación pública primaria y secundaria, y desestimaron el hecho de que las evaluaciones normalizadas no llegan a interpelar a todos los cursos, ya que cada docente conoce mejor que nadie a sus alumnos y alumnas, y entiende (porque se preparó para eso) cual es la mejor forma de evaluarlos.

Nosotros desde la universidad pública debemos formarnos para ser profesionales comprometidos con la realidad, con la intención de devolverle al pueblo que nos facilitó los estudios gratuitos esa generosidad, porque si bien la pagamos entre todos, hay muchos que se quedan fuera del acceso a la misma. Sobre todo en la UNLaM donde el alto costo de las fotocopias, la falta de un boleto universitario provincial que abarate el viaje, y los trámites arancelados (desde el curso de ingreso restrictivo hasta el certificado de alumno regular) hacen que muchos compañeros se queden sin la posibilidad de ingresar, o de continuar cursando.
Por la falta de políticas públicas que lleva adelante el gobierno macrista, por el descuido de las cuestiones edilicias de las escuelas, por el maltrato que muestra hacia los delegados gremiales y por negarse a discutir una paritaria nacional reglamentada por ley, es que los docentes realizaron la segunda marcha federal de la gestión macrista.

Estas convocatorias nacionales (las primeras desde 1994) tienen como objetivo demostrarle al gobierno que los docentes no son un número en una planilla que se ajusta con un golpe de teclado en una computadora, sino que son profesionales con un título terciario o universitario que eligen CAER en las escuelas públicas a enseñar y formar a nuestros pibes y pibas.

Quizás, tenga que ver que el ingeniero que oficia de presidente, nunca pisó una escuela del Estado, hasta que empezó a estar en campaña. Quizás para evitar la humillación de “caer” en la educación pública.

marzo 20, 2017

Y vos, ¿de qué lado de la mecha te encontrás?

Por Antonella Gasparini
No sólo a través de sus canciones los músicos dan un punto de vista a favor o en contra de ciertas políticas. Tal es el caso del Indio Solari, que no sólo lo hace en cada una de sus letras,sino también en cada uno de sus shows y Olavarría no fue la excepción.
El compositor mencionó varios temas: los desaparecidos, Milagro Sala y la baja en la edad punitiva a 14 años.
Decidí hacer hincapié sobre este último asunto, a raíz de las declaraciones que realizó El Indio, donde declaró que el estado no puede ser penal antes que social y donde hizo referencia a que nuestrxs pibxs, es decir, nosotrxs, no nacemos malxs.

Pero siendo un año de elecciones, el oficialismo quiere volver a ganar el voto de lxs desilusionadxs, por las medidas de ajuste, a partir de temas de índoles tan sensibles como la inseguridad.
Es por ello que quieren bajar la edad de imputabilidad, porque encontró en lxs más débiles, la supuesta solución al problema: más desigualdad, más violencia.

Con esta medida además de no resolver el problema, se generará  una mayor brecha social, junto con una estigmatización que actúa y actuará contra los sectores más desprotegidos, aislando cada vez más a nuestrxs pibxs.
Se promoverá así, un mayor control estatal sobre estxs últimxs, cada vez más visible en los barrios humildes, pero además contaremos con el accionar policial para controlar a la nueva amenaza social: nuestrxs pibxs. Lo que, en definitiva, también conllevará mayores niveles de violencia social.
Esta medida es absurda, porque impide la posibilidad de implementar políticas públicas que terminen con la exclusión. Para pensar en una sociedad sin violencia, es necesario que cuidemos a lxs más jóvenes, brindándoles equidad social, económica y cultural en las bases de una educación pública de calidad, acceso a la salud, a la alimentación y al hábitat.
Por eso, es necesario que tomemos conciencia de la dimensión de lo que se está debatiendo.
Y ahora vos, ¿de qué lado de la mecha te encontrás?


NOTICIAS RELACIONADAS

Con las zapatillas puestas
La revolución viene oliendo a jazmín


marzo 14, 2017

Con las zapatillas puestas


Por Nicolás Lozza


Una nueva misa ricotera marcó un récord: 300 mil compañeros de ruta, de mil caravanas, reunidos en un mismo lugar. Histórico. Lo sabíamos de antemano, tanto los que asistimos, como aquellos encargados del control. Pero, ¿es necesario volver a hablar del control? ¿De las responsabilidades? Ninguno de los dos fallecidos perdió la vida en la supuesta “avalancha” que vendieron las noticias de ayer. No hubo más alcohol que en un día de la primavera en Palermo, una “previa con amigos”, o cualquier otro recital. Y acá no hubo piñas, ni botellas al aire.

Hay una responsabilidad de la productora del Indio. Armar un evento de esas magnitudes implica no desentenderse de su organización y previsión. Ahora, ¿pasa por ahí el tema?



Hay un gobierno que tiene como leit motiv dejar desamparada a la gente. Si hubo un momento en el que pudo ocurrir una verdadera tragedia, fue en la salida. Si no pasó nada, fue porque realmente nos cuidamos entre todos y todas. La búsqueda de ese Cromañón ricotero se hizo evidente en la salida del predio: calles liberadas y dejadas a la desidia; ausencia de médicos, controles, ambulancias y falta de señalización; encontrarse con las salidas valladas; con un único acceso para las más de 300 mil personas que teníamos que hacer equilibrio, para no caer por culpa del suelo embarrado y la enorme presión generada por la gran cantidad de gente en un mismo espacio.


El gobierno no está solo en este tema. Presenciamos una cobertura mediática que vomita un sentido común, alrededor de un dedo acusador, sobre un tipo de gente determinado y pre-construido.
Aquellos que se regodean con la muerte y sacan boletos en primera fila para beneficiarse con el morbo, esperaban encontrar un cementerio de zapatillas y pibes aplastados. Fueron a buscar otro Cromañon, pero no lo encontraron.

Los pregoneros de la desgracia solamente se encontraron con un público sin distinción de clases. Encontraron a la gente pidiendo por la libertad de una presa política. Encontraron a un músico diciendo NO a la baja en la edad de imputabilidad. Al Indio reivindicando a las Madres de Plaza de Mayo.
Las muertes nos duelen, y mucho. Pero nos duelen a nosotros, a los que estuvimos y estamos siempre. Los que lo sentimos. No queremos ni un muerto más en el rock. A los levantadores del dedo condenatorio, sólo los moviliza un tipo de muertos, con un único objetivo: aquel que les sirve para justificar el odio a las clases populares.


Vamos a un ejemplo de doble moral. La competencia del Rally Dakar causó más muertos que cualquier recital del Indio y de Patricio Rey. Sólo desde 2011, son 11 los espectadores muertos por este evento, sin contar los participantes directos. Sin embargo, nadie parece mostrarse ofendido con los competidores, ni diciendo que estas muertes son consecuencia de “los cabezas de siempre”. Estamos en presencia de un odio de clase direccionado. Un odio hacia lo popular. Un odio hacia la felicidad del pueblo, hacia todo aquello que congregue y otorgue alegría a una gran cantidad de gente. Y el consecuente odio hacia las figuras que movilicen a esa cantidad de personas.


Aquellos que compartimos una mirada sobre esto, dejamos de tener distinción de clase, procedencia, religión, o pertenencia política. La gente se hace una. Hoy, sólo podemos sentir dolor. Bronca. Indignación. Impotencia. Sabíamos que iban a irnos a buscar. Sabíamos que imploraban por una tragedia. Presenciamos un nuevo y reforzado capítulo del postperiodismo carroñero, afilado y falaz. Y la verdad, les salió redonda. Los odiadores-consumidores que ya decidieron indignarse con los preconceptos vendidos, se vuelven un obstáculo prácticamente impermeable, que no da el brazo a torcer. Y eso, realmente, es lo que más nos duele, y al mismo tiempo, lo que no tenemos que dejar de combatir.

NOTICIAS RELACIONADAS








marzo 09, 2017

La revolución viene oliendo a jazmín

¿Un paro de mujeres?
Jamás pensado, inimaginable cinco o diez años atrás. Inentendible todavía para parte de nuestra sociedad. Pero si, paramos. Producto de años de lucha orientada a una cuestión fundamental: combatir la inequidad de género en todos los espacios de la vida cotidiana.


En Argentina, como en muchos países, se viene dando un proceso de despertar de las mujeres, que se unen en pos de conseguir derechos para todas -y también, para todos. La primer marcha contra Trump, el paro en el gobierno de Macri, las cientos de marchas que sacuden América Latina indican que la revolución “viene oliendo a jazmín”, como reza la zamba para Juana Azurduy.


¿Por qué marchar si no sos ni militante ni feminista?
Aunque muchas creemos que ser mujer y no ser feminista es una contradicción casi biológica, o un desconocimiento de la historia del feminismo, aquí van algunas razones:
  • En nuestro país, se produce un femicidio cada 18 horas;
  • Las personas transexuales tienen una esperanza de vida de 35 años;
  • Las mujeres sufren una brecha salarial del 27% con respecto a los hombres;
  • Muchas de las actividades que la mujer realiza por mandato social (como las domésticas o de cuidado) no son culturalmente reconocidas;
  • El acoso callejero se sigue defendiendo como piropo, incluso por el presidente de la Nación;
  • El gobierno desfinanció 67 millones del plan Nacional de Acción para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y el Consejo Nacional de las Mujeres;
  • Mueren en abortos clandestinos una cantidad incierta de mujeres (y es incierta la cifra porque el Estado no se responsabiliza, al negar el derecho a la interrupción del embarazo);
  • Y muchos otros tipos de violencia contra las mujeres y otrxs minorías sexuales difíciles de medir, aunque fáciles de percibir.


El machismo se identifica y retruca en la calle, en el trabajo o en la Universidad. La violencia simbólica, económica, física y psicológica de género aparece naturalizada dentro de cada aula, de cada apunte, de cada organización. De ahí la importancia de las repetidas discusiones que tenemos en la facu o el trabajo (y hasta en la mesa familiar) por no dejar pasar por alto un comentario o chiste machista. La cantidad de veces que en el ámbito académico nos mandaron a "lavar los platos" o que atribuyeron nuestras calificaciones a cómo nos quedaba la ropa. Cada vez que nos gritan por la calle y sentimos miedo o indignación. Cuando te tildan de tonta al primer error. Cuando te dicen que no es una carrera para mujeres. Cuando se juntan a estudiar con vos sólo para levantarte. Cuando te cuesta más conseguir laburo en tu área. Cuando el profesor te mira el escote o cuando tu novio te hace problemas porque "estudias mucho" o con quién estudias.


Una manera de visibilizar estos tipos de violencia, para combatirlos después, es incorporar como estudiantes una perspectiva de género que nos ayudaría a estar atentxs a la desigualdad real de la que partimos las mujeres en nuestra sociedad, perspectiva que hace falta -y mucho- en nuestra universidad.


Perspectiva de género significa darnos las herramientas para poder desempeñarnos como futurxs profesionales en un mundo cada vez más despierto. Un mundo donde encontramos suficientes motivos nosotras, mujeres, universitarias, profesionales, para pararle la mano al machismo. Un mundo donde las mujeres paramos aunque haya sido inimaginable cinco o diez años atrás o inentendible para parte de nuestra sociedad. Pero si, paramos, para parar la violencia.




Cecilia Ruíz Durán - Militante de Género - Nuevo Encuentro La Matanza.
Tomás Rodríguez - Referente del Encuentro de Varones Antipatriarcales - Nuevo Encuentro La Matanza.

marzo 07, 2017

Queremos ser Finlandia

Por Nicolás Lozza y Andrés Cortés 


Miles de docentes se movilizaron al Ministerio de Educación en respuesta a la intención del gobierno de eliminar la paritaria federal y al techo salarial impuesto, reclamando un acuerdo que vaya en sintonía con la inflación del último año. El oficialismo puso mucho esfuerzo en presentar este paro docente como una pelea política arraigada en intereses personales de los jefes sindicales; sin embargo, tanto la gran convocatoria que tuvo la marcha, como el contundente acatamiento del paro, echaron por tierra este argumento.

Mucho se habló estos días del nivel educativo de Finlandia cómo aspiracional de la educación argentina, sistema en el que el discurso del gobierno de Mauricio Macri pone énfasis permanentemente.


La piedra fundamental en la que se basa la calidad del sistema finlandés es la alta remuneración, el respeto y la valoración a la investidura docente, tres pilares que el gobierno argentino no sólo no tiene en cuenta, sino que ataca constantemente, en busca de deslegitimar el reclamo salarial y educativo, y mostrar a los miles de maestros y maestras de todo el país como extorsionadores que tienen de rehenes a nuestros pibes. Nada más alejado de la realidad.

Mientras el aumento pedido por los gremios es del 35% -número que busca recuperar el poder adquisitivo perdido durante el 2016-, la oferta del gobierno fue del 18% a pagar en cuotas. Sin embargo, el quid de la cuestión no está sólo enfocado en el reclamo salarial. Los educadores y educadoras de todo el país marcharon, entre otras cuestiones, por:
  • La deplorable infraestructura de las escuelas y el recorte presupuestario;
  • La caída en la calidad de los alimentos que se les proporciona a los niños en la edad de desarrollo en los comedores escolares;
  • El recorte del Plan de Capacitación Docente gratuito;
  • El cierre y el vaciamiento de varios programas socioeducativos como el CAI, Centro de Actividades Infantiles, orientado a favorecer el cumplimiento pleno del derecho a la educación de todos los niños y niñas, a través de Maestros Comunitarios y Talleristas Pedagógicos.

Todo este detrimento en el sistema educativo se dio a lo largo del último año, reflotando el fantasma de la carpa blanca sobre el imaginario colectivo.

En resumen, y salvando las enormes diferencias culturales, la mayoría de la sociedad quiere que el sistema educativo argentino tenga los mismos resultados que el finlandés. Sin embargo, el camino elegido por el gobierno avanza en el sentido opuesto de su discurso, y nos obliga luego de muchos años a volver a poner el foco en cuestiones elementales, que ya deberían suponer un debate saldado en nuestra sociedad: que los pibes tengan un plato de comida en su mesa, que no se criminalice la protesta, y que los maestros tengan sueldos dignos, para no ser el último escalafón de la sociedad.

marzo 30, 2016

ELECCIONES EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA

A poco de comenzar las clases, la Universidad Nacional de la Matanza (UNLaM) se prepara para celebrar el 4, 5 y 6 de abril las elecciones para el Centro de Estudiantes y Consejo Superior.

El candidato a presidente del Centro de Estudiantes por la agrupación La Demo, Nicolás Lozza, resaltó la importancia de tener un Centro de Estudiantes que responda verdaderamente a las demandas de los estudiantes, y comentó cuáles son las perspectivas de cara a las próximas elecciones. “La Demo es un espacio plural y horizontal que busca darle voz y visibilidad a los reclamos del estudiantado dentro de la propia universidad: el Centro de Estudiantes debe generar un canal de diálogo directo para darle una respuesta real a las necesidades de los estudiantes. La UNLaM, como una universidad pública del Conurbano, ofrece posibilidades a muchas personas que de otra forma no podrían acercarse a estudiar en otro lado. Es inadmisible que fotocopiar un apunte en la propia universidad sea varias veces más caro que hacerlo fuera, que se cobre por el derecho a cursar en el verano, y por trámites tan básicos como Certificados de Alumno Regular.”, sostuvo el estudiante.

La agrupación estudiantil La Demo, integrada por Nuevo Encuentro, el Frente Para la Victoria, y Estudiantes Independientes, nace a fines del 2011 con el objetivo de recuperar el derecho al voto que había sido proscripto por las autoridades de la UNLaM desde el 2009.

La candidata a Secretaria General de La Demo, Ariadna Pitarch, destacó las principales propuestas del espacio: “Queremos una universidad que ofrezca fotocopias al costo y trámites gratuitos, además de Cátedras Libres y Paralelas. En una universidad con una matrícula que crece de forma exponencial, no podemos quedarnos sin cursar o sin rendir finales por la superposición de días y horarios.” La Demo se presenta a elecciones por segunda vez, tras haber obtenido una vocalía en el 2012, y ver sus posibilidades truncadas cuando su lista fue dada de baja en el año 2014.

Siguiendo la línea de los reclamos y las conquistas universitarias, Nicolás Lozza agregó: “Ante una matrícula creciente y la universalización de los estudios superiores, es vital que salgamos a defender el Boleto Estudiantil y la eliminación de los cursos de ingreso, cuestiones aprobadas por Ley en el 2015 durante el gobierno de Cristina Fernández. Hoy, si no hay una organización real de los y las estudiantes, corremos un serio riesgo de perder estos derechos adquiridos.”, enfatizó el referente estudiantil.


Por otra parte, la candidata a Primera Vocal por la lista kirchnerista y estudiante de Medicina, Natalia Olmedo, relata la difícil situación que atraviesa el Departamento de Salud de la UNLaM: “Desde nuestro espacio venimos acompañando la lucha de docentes y estudiantes de Medicina, que desde el 2015 han padecido constantes ataques por parte de las autoridades del Departamento de Ciencias de la Salud y del Rectorado. Las cesantías de docentes de indiscutible trayectoria, y medidas como la reducción salarial, falta de disponibilidad aúlica y materiales de estudio, van claramente contra el enfoque social de la Salud con el que la carrera había sido concebida.”, resaltó la estudiante.


“Es importante, por lo tanto, tomar en cuenta las cuestiones gremiales de la universidad, pero sin descuidar la situación que vive la educación pública”, continúa Lozza. “Los recortes presupuestarios que vienen llevando adelante tanto el gobierno nacional como el provincial ponen al estudiante como una de las primeras variables de ajuste. En este difícil contexto, es fundamental que los y las estudiantes estemos más organizados que nunca, para no dejarnos avasallar por una derecha neoliberal revanchista que viene por todo y por todos”, expresó el candidato.





enero 27, 2016

¡Nueva bandera!





Arranca una nueva cursada en la UNLaM, y la recibimos preparando la bandera nueva!









Acercate a La Demo, para seguir construyendo entre todos y todas la universidad que queremos, porque una universidad diferente no se hace con estudiantes indiferentes.






Sumate a este sueño colectivo!!